Viajar por el Caribe en temporada de huracanes es posible

Recientemente hemos sido testigos a través de televisión e internet de las graves consecuencias que un huracán, Sandy, es capaz de causar en una de las ciudades más modernas del mundo, como es Nueva York. ¿Y si un huracán nos sorprende de crucero por el Caribe? ¿Qué nos puede pasar?

Bajan los precios

El mar Caribe es sin duda uno de los destinos más demandados por los cruceristas. El clima, sus playas de aguas cristalinas, ciudades con historia… Pero también tiene su problemática, sobre todo entre los meses de junio y noviembre, pues es una zona expuesta a los huracanes y los tornados. Por este motivo, la demanda de cruceros baja, pero también lo hacen los precios que debemos pagar por embarcarnos y esto atrae a un tipo de pasajero más aventurero.

Evitar el peligro

Debemos saber que los barcos actuales están perfectamente equipados para viajar en condiciones adversas pero, lo más importante, es que cuentan con los medios tecnológicos suficientes como para detectar la llegada de fuertes tormentas y huracanes, con lo que se consigue evitar el peligro.

Un dato que muchos desconocen es que un huracán tiene una velocidad de desplazamiento en torno a los 10 nudos, mientras que un crucero se desplaza a 20 nudos, con lo que puede huir de la zona crítica con relativa facilidad y no verse afectado.

Otra de las ventajas para quienes decidan viajar en temporada de huracanes por el Caribe es que, en ocasiones, y debido a los desvíos que el barco debe realizar de la ruta marcada para evitar las tormentas, los días a bordo se incrementan y las compañías no lo repercuten sobre los pasajeros, con lo que disfrutaremos de una ampliación de nuestras vacaciones a coste cero.

Así que, si eres aventurero, puedes disfrutar de un crucero a menor precio, de más días, y con la seguridad garantizada.